mi vida en un castillo

sábado, diciembre 23, 2006

Cómo escribir la carta perfecta a los Reyes Magos?

Uno de los grandes problemas que tienen las fechas navideñas para mi familia es que seguimos manteniendo la tradición de regalarnos todos (y digo todos que somos muchos) en reyes.

Aparte del despilfarro de euros que esto supone, somos capaces de comprar cosas que pensamos que a los demás les gustarán y que desgraciadamente terminan en la zona de devoluciones de la tienda donde fueron compradas.

Por este motivo y algún otro que contaré ahora mismo he decidido que mi carta a los Reyes Magos de Oriente va a sufrir ligeros cambios.

Si antiguamente escribía "Queridos Reyes Magos, este año he sido muy buena y me gustaría que me trajeran un pantalón vaquero, etc etc etc." y al abrir el paquetito el 6 de Enero me podía encontrar un pantalón vaquero con una pata de campana del tamaño del Ecuador o con un estampado floreado similar al del sofá de la casa de la Duquesa de Alba, he decidido que seré más específica a la hora de describir mis peticiones, con lo cual mi carta sería: "Queridos Reyes Magos blablabla un pantalón vaquero talla 40 que se puede comprar en la tienda Zara del Centro Comercial XXX en el perchero número 3 y que cuesta 36 Euros". Espero que así se ahorren largas colas de devoluciones.

Un pequeño inconveniente es el de la sincronización ya que al ser una familia tan numerosa, se pueden duplicar los regalos y varias personas comprar lo mismo, por lo que hay que escribir una carta lo suficientemente larga para que todos tengan donde elegir. Esto puede no resultar ya que a veces incluyes regalos para "rellenar" y puede ocurrir que no te regalen lo que realmente deseabas, por eso hay que establecer una lista de prioridades.

Quizás esto acabe con la sorpresa del día de Reyes, pero habiendo niños en la familia, que ya cumplen esa función, al menos que a los mayores nos regalen cosas útiles.

A veces se echa de menos la inocencia de pensar que los Reyes aún existen, y si no que se lo pregunten a mi tarjeta de crédito.

Lo mejor de todo... ser mala mala mala y que te regalen carbón, porque seguro que eso lo aprovechas en la siguiente barbacoa.

Un besito y no se dejen llevar por esta fiebre consumista.

sábado, diciembre 16, 2006

Todo depende del cristal con que se mire

El otro día me pasó una cosa muy curiosa. Como de costumbre salimos el grupo de amigas un sábado por la noche. Hasta ahí todo normal, lo curioso vino el día después. Quedé con una de las amigas llamémosla X de la noche anterior para comer el domingo y nos encontramos con otra amiga Z que no pudo salir porque tenía exámenes y nos preguntó qué tal nos lo habíamos pasado.

Cualquiera que oyese las dos versiones podría pensar que no salimos juntas, pues aunque no nos separamos en toda la noche y las dos contábamos los mismos hechos, cada una lo vivió de forma distinta. Mi amiga X no parecía muy entusiasmada "Si, estuvo bien, había bastante gente, hizo frío y llovió un poco y la música era la misma de siempre." Mi versión fue "Nos lo pasamos genial, vimos a un montón de gente conocida que hacía tiempo que no veíamos, cayeron unas gotas y todo el mundo corrió a refugiarse en un lugar minúsculo, era de risa ver a toda esa gente intentando bailar en aquel sitio tan pequeño y luego a los diez minutos que paró de llover la gente volvió a la terraza y entre copas y amagos de resbalones todos reían. La música estupenda como de costumbre y cuando ponían alguna canción en español aprovechábamos para hacer nuestro minikaraoke particular."

Mi amiga Z no sabía que pensar y decidió esperar a oir una tercera versión de otra de las chicas que también salió, versión que por supuesto tampoco concordaba con ninguna de las otras dos anteriormente oídas. "Nos lo pasamos bien, pero para mi gusto había demasiada gente, muchas cenas de empresa y a pesar de que la música estuvo bailable, apenas si había sitio para moverse."

Z decidió pasar del tema y verlo con sus propios ojos el fin de semana siguiente (justo este anterior) y por desgracia el domingo si coincideron las cuatro versiones de la noche fatídica. Salimos a cenar y tuvimos que esperar casi una hora para coger mesa, los camareros muy liados con grandes mesas de cenas de empresa tardaron mucho en atendernos y entre plato y plato casi habíamos hecho la digestión. Muchas de las cosas que pedíamos para comer estaban agotadas con lo que la cena fue un auténtico desastre y algo de lo que comimos nos debió sentar mal pues el domingo las cuatro tuvimos "problemillas de desagüe". La factura: tremenda, nada acorde con el servicio, con lo que los ánimos empezaban a caldearse. De camino al sitio en el habíamos quedado con los demás, pillamos un atasco por un accidente que hubo y tardamos casi una hora en llegar cuando normalmente no se tarda más de veinte minutos. El aparcamiento, un desastre, cuarenta y cinco minutos dando vueltas para luego dejarlo medianamente mal aparcado. Al llegar, la cola para entrar casi daba la vuelta a la esquina y nosotras cada vez con más mala leche acumulada. Cuando por fin estábamos dentro casi se había hecho la hora de marcharnos y nos llaman los demás diciendo que como no llegábamos se habían ido a otro sitio (en ese momento creo que más de una pensó en el suicidio colectivo). Pues allá que vamos nosotras a ese otro sitio con tan mala suerte (hemos pensado que Z es la gafe) que se nos pincha una rueda y allí estábamos las cuatro a las cinco de la mañana, mal comidas y mal bailadas cambiando una rueda en la gasolinera vestiditas de negro y con tacones. Como para repetir. Esperemos que este sábado salga todo mejor. Como precaución le hemos dicho a Z que se meta una cabeza de ajos en el bolso, jajaja

Buen fin de semana a todos

miércoles, diciembre 06, 2006

Post navideño

Quería ser original y escribir un post acerca de la Navidad ya que solamente se han escrito ocho millones acerca de este acontecimiento tan esperado. Para mí la Navidad comenzó ayer a pesar de que El Corte Inlés se empeñe en adelantarla a Octubre. Mi Navidad comienza el día en que montamos el Arbol y me dan la CESTA (yujuu). Pues sí señores ayer se acabó mi operación bikini perpetua. Me explico.

La operación bikini comienza justo al acabar las Navidades - eso quiere decir el día 6 de Enero por la noche en la que todo el mundo se apresura a desmontar todo el tinglado y hacer creer que por allí no ha pasado el espíritu navideño aunque las motitas de purpurina que te vas encontrando por ahí hasta mediados de Marzo digan lo contrario- justo ahí es cuando te miras al espejo y te arrepientes de los polvorones, bolitas de coco, mazapanes, cenitas de empresa (que no se como me lo monto pero trabajando sólo en un sitio termino acudiendo a cinco cenas) y miras los restos del Roscón de Reyes relleno de nata y mientras te lo zampas piensas "empiezo mañana".

Pues ese es el comienzo de la operación bikini, y su final es el día de entrega de la CESTA. Mi cestita está muy completa (la verdad que ahí la empresa se merece un 10) y encima a mi papito le dan otra cestita (un poco más pequeña pero que trae.......UN JAMON) y ahí señores está mi debilidad porque hasta que no le he hecho la autopsia y reautopsia al cuerpo del delito mi mano no suelta el cuchillo con lo que todos los esfuerzos realizados que incluyen pasar a la velocidad de la luz por el pasillo de los chocolates en los supermercados y demás pues se van al traste. Una piensa... es sólo una vez al año (y demos gracias porque sino...no cabría en mi cuerpo). Visto todo el desbarajuste que estas calorias realizan sobre mi cuerpo he llegado a la conclusión de que mi ropa de invierno es 2 tallas mayor q la de verano pero....que me quiten lo bailao (o lo comido y bebido en este caso). Bueno señores voy a certificar la causa de la muerte de una extremidad de un cerdito llamado Navidul que me está esperando en la cocina sala de autopsias.

Besitos Navideños y dejaré otro post acerca de las compras típicas de estas fechas que también dan mucho que hablar.

miércoles, noviembre 29, 2006

De vuelta y vuelta

Este año he cogido todas las vacaciones de un tirón, con lo que entre días de asuntos propios, festivos que han caído en ellas y demás, he estado durante más de un mes sin aparecer por la oficina.

Después de tanto quejarme de lo explotada que me tienen y de lo amargo que es atender a clientes bordes, me he dado cuenta al incorporarme que lo estaba echando de menos. No me llaméis loca, porque si por mi fuera viviría como Pancho el perrito que se ganó la lotería, pero desgraciadamente como todo hijo de vecino tengo q trabajar para comer y vivir ligeramente bien.

Digo que lo he echado de menos en el sentido de que al volver me han acogido como si de un familiar exiliado se tratase (vuelve a casa vuelve por Navidad). Muchos, muchísimos clientes (de hecho al trabajar en un pueblo creo q se ha corrido la voz) han venido y sólo me han dicho "no tengo ninguna gestión que realizar, sólo pasaba a ver que tal estás porque Funalita me dijo que ya estabas aquí".

Sinceramente se me llena el corazón de alegría al ver que gente a la que tratas casi a diario llega a cogerte tanto cariño.

Siempre está la manzana podrida que hace que un día lleno de luz se apague, pero me he dado cuenta de que hay muchas manzanas en este saco que realmente si merecen la pena.

Lógicamente este estado de locura transitoria se me pasará dentro de poco cuando ya esté otra vez hasta el moño de levantarme temprano para ir a currar, pasarme el día corriendo de aquí para allá intentando solucionar problemas ajenos, soportando quejas insufribles de gente malagradecida y como no, esperando, deseando, implorando (y todo lo que termine en ando) que por favor vuelvan a llegar otra vez mis vacaciones.

Socorro

sábado, noviembre 25, 2006

Gafas si o gafas no

Aprovechando los días de vacaciones que me quedaban decidí pedir hora para ir al oculista, ya que últimamente paso mucho tiempo delante de la pantalla del ordenador y al mirar de lejos me cuesta un poco enfocar la vista. Pues bien, me han dado hora muy rápidamente para Marzo del año que viene (Como para una urgencia). Hay que ver lo bien que funciona la Seguridad Social en este país. De haber pensado que era algo grave o que me causara molestias mayores habría optado por ir a uno particular, pero como no era el caso aproveché la visita de una amiga a la óptica a renovar sus lentillas para que me graduaran la vista.

Lo primero que hizo la chica fue mirarme con tres máquinas dignas del Apolo XII que le sacaron una foto al interior de mi ojo. Hasta ahí todo normal. Luego sentada en el típico banco mirando hacia la pared opuesta intentando adivinar las letras con unas gafas igualitas a las del Señor Barragán (humorista de la tele un pelín andrajoso). Había que verme “Esto es una X…no no no una K…no perdona una Z” como si se tratara de un concurso de “Quiere ser Millonario” habría que patentarlo.

En resumidas cuentas, su diagnóstico es que veo como un lince, lo único que la visita al oculista sigue en pie ya que tengo una pequeña mancha en un ojo que probablemente sea un lunar y que no debo forzar tanto la vista porque los músculos oculares se resienten y me concentro tanto en lo que hago que me olvido de parpadear y respirar.

Peeero mi aficción de irme probando todas aquellas gafas que caen en mis manos a ver que cara de intelectual se me quedaría puede convertirse en realidad ya que la chica me dijo que había gente que se compraba las gafas como complementos de moda con cristales sin graduar (ni que no tuviera otra cosa en la que gastarme semejante cantidad de dinero).

En el ratillo que tardaron en atender a mi amiga me probé unos 800 tipos de gafas (exagero un poquito???) y creo que de haberme tenido que comprar alguna me tendría que haber probado 800 más y es que todas tenían un algo… Que si ésta no que es muy grande, ésta me queda muy alta, con ésta parezco la señorita Rottenmeier.

Uff que Dios me conserve la vista o puedo acabar con la paciencia del dependiente.

martes, noviembre 21, 2006

Imaginación al poder

En mi trabajo me veo obligada a hablar con gente desconocida a diario, saltándome así una de las normas que todas las madres imponen a sus hijos cuando son pequeños, así como la de no aceptar caramelos de gente extraña, aunque luego aprovechemos para meter la mano en la cestita de caramelos de cualquier lugar público como bancos, restaurantes, hoteles, aseguradoras,etc. que visitemos.

Pues a lo que iba. Hay veces que estas conversaciones telefónicas se repiten casi a diario de tal manera que te vas creando una imagen de tu interlocutor que mucho tiene que ver con su nombre, su tono de voz y las chorradas que pueda llegar a decir.

Luego, con el tiempo llega una supermegareunión de trabajo y te encuentras con el susodicho y no sé porqué (debo haber visto muchas películas románticas a lo largo de mi vida que siempre pienso que me voy a encontrar con mi príncipe azul) pero nunca coincide con la imagen que tú te habías creado de esa persona.

Normalmente, si hablo con un tal Daniel, Carlos o Miguel, con voz de locutor de radio, muy simpático el chico y que además de vez en cuando te deja caer algún "piropo" en forma de "perdona cielo" o "me lo puedes repetir cariño" y diversas frases más que dan a entender que no se acuerda de cómo coño te llamas a pesar de habérselo dicho un millón de veces, pues tú piensas que debe ser un chico joven, alto, moreno, cachitas, con gomina y dientes perfectos. Pues no!! al llegar a la supermegareunión de repente estás de espaldas y oyes "esa voz" tan familiar y te giras y te encuentras con...un cincuentón calvo, rechoncho y con bigote (no se porqué pero casi todos los que se van quedando calvos optan por dejarse bigote, pero eso merece un post aparte). Y tú por no parecer maleducada le dices "Hola, soy prynzeza, esa con la que hablas todos los días" a lo que él te responde "perdona cielo, me lo puedes repetir cariño".

En fin, sólo espero poder hablar algún día con un tal Indalecio o Eufrasio, con voz de paleto y llevarme una sorpresa al verlo en persona ya que se trata del doble para imágenes arriesgadas de George Clooney.

Seguiré soñando...

sábado, noviembre 18, 2006

Presentaciones???

Se supone que éste, mi primer post (ya que lo otro no se puede calificar como tal) debería haber sido mi presentación. “Hola me llamo prynzeza…bla bla bla”) peeeero se puede apreciar que alguien me ha encasquetado un meme, así que vamos allá.

Nombre:
Prynzeza, aunque el cura no estuviese muy de acuerdo…

Edad:
27, aun me queda mucho camino por recorrer (espero).

Fecha de Nacimiento:
Algún día de Mayo de 1.979

¿Pides deseos a las estrellas?
Con tanta contaminación luminiscente es imposible ver una estrella por aquí (a no ser que te des un castañetazo de esos de los dibujos animados y empiecen a rondar por tu cabeza).

¿Te gusta tu letra cuando escribes?
Uyss, no me gusta nada nada nada, de hecho con tantos apuntes tomados durante toda mi vida escolar hay veces que ni entiendo lo que escribo.

¿Cuál es tu comida favorita?
Me gusta todo lo que engorda, desgraciadamente la lechuga no está entre mis alimentos favoritos (Mala suerte jejejeje)

¿Eres un demonio?
Como buena géminis siempre tengo un lado bueno y uno malo y aunque suelo tener al malo amordazado y atado hay veces que no sé como lo hace pero se escapa el joio.

¿Cómo demuestras tu ira?
Me sale humo por las orejas jaja

¿Cuál es tu segunda casa?
Allá donde sea bien recibida me siento como en mi propia casa aunque siempre me gusta tener mi propio espacio donde refugiarme.

¿Cuál era tu muñeco favorito cuando eras niño/a?
Uff, tengo muy mala memoria (de hecho creo que soy descendiente directo de un pez) y no tengo muchos recuerdos de cuando era pequeña, lo cierto es que aún hoy encima de mi cama hay un oso (le falta un ojo pero bueno) que creo que si no me hubiese gustado no habría llegado a este siglo.

¿Harías puenting?
No. Ni de coña, tengo vértigo con tan sólo asomarme a un balcón.

¿Crees que eres fuerte?
Siempre he pensado que soy muy débil, pero las vueltas de la vida me han demostrado que me subestimaba a mi misma.

¿Cuál es tu helado favorito?
Avellana. Sin lugar a dudas. Avellana, avellana, avellana, avellana, avellana, avellana…(Akroon te copio la respuesta)

Talla de zapatos:
Depende del zapato, a veces un 39 y otras un 40.

¿Qué es lo que más odias de ti mismo?
Odiar odiar, nada. Hay cosas que cambiaria pero te acostumbras a vivir con ello y lo ves hasta normal (como ser extremadamente perfecta jajaja).

¿Color de pantalones, camiseta, ropa interior, zapatos?
Ahora mismo. Socorro!!! Ahora mismo voy en pijama (Arale lo ha puesto de moda en Ikea), pero normalmente suelo ir con blusas de colores varios y vaqueros o pantalones negros, ropa interior totalmente desconjuntada y zapatos…zapatos…tengo tantos (mi vicio number one) que no podría decir el color.

Primera cosa en la que te fijas del sexo opuesto:
Los ojos y los dientes. No en sí mismos sino unas pestañas largas y rizadas y una sonrisa profident hacen que me olvide de todo a mí alrededor.

Bebida favorita:
Agüita y que no esté fría please.

Deporte favorito:
Deporte (¿qué es eso?). Me encanta caminar a la orilla de la playa y doy gracias de que este clima permita hacerlo todos los meses del año.

Color de pelo:
Marrón oscuro, por raro que parezca nunca me he teñido.

Color de ojos:
Marrones claros (te puedes encontrar millones de chicas con esta descripción, que normalita que soy Dios)

¿Llevas gafas/lentillas?
Sólo de sol. Lentillas de sol por supuesto…o alguien lo dudaba.

¿Última película que viste en el cine?
Infiltrados, y un gallifante para mi por no haberme quedado dormida (Mi dinero en el cine es un desperdicio, no aguanto sin cerrar los ojos)

¿Cuál es tu postre favorito?
Uff, otra vezzz??? Todo lo que engorde, aunque también me gusta la fruta.

¿Qué libros estas leyendo?
Los libros no me duran un asalto. Los devoro. Ahora quiero leer La Historiadora.

El lugar más lejano donde has estado:
México lindo y querido.

Una canción que te recuerde a alguien o algo:
Más que a alguien, me recuerda situaciones y momentos que he vivido. Son tantas que no se pueden ni enumerar.

¿Siempre eres tú mismo?
Siempre, aunque hay veces que me gustaría tener un clon que pasara los malos ratos por mí.

¿Cine o peli en casa?
En casa porque como ya he dicho, necesito verla de dos o tres veces porque suelo quedarme dormida con bastante facilidad.

¿Eres feliz?
Sin duda si, aunque hay momentos en los que el mundo se te viene encima, pero te pones a pensar y hay gente que lo está pasando peor.

Pon 3-6 bloggers que le encomiendes este test para que lo pongan en su blog:
Uyuyuyuyyy al ser novata no tengo muchos bloggeros por aquí, así que tonto el último (quién ponga el último comentario sin ser yo tendrá que hacerlo). Por favor, por favor no os amontonéis a comentar todos a la vez que hay sitio de sobra.

Bueno, si alguien tiene un meme y no sabe qué hacer con él creo que tengo todas las papeletas para que me vuelva a tocar.

Besotes.